La "Autoridad competente" amenaza con quitarles a los sirios acampados en la Plaza de España de Melilla a sus hijos.