No hay cuchillas que quiebren la voluntad.